Crónica de otra jornada histórica para los feminismos | Perycia