social social social social social
Territorios

Democracia, 40 años

¿Qué y cómo investigan lxs jóvenes sobre la democracia y la dictadura?

Durante todo noviembre y hasta el 2 de diciembre se desarrolló en Chapadmalal el XXII Encuentro de Jóvenes y Memoria. En esta edición participaron unos 30 mil estudiantes de 130 municipios bonaerenses. El discurso negacionista que tiñó a la campaña electoral libertaria marcó este año al espacio que organiza la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Lo contamos en esta cobertura conjunta con Pulso Noticias y ANRed.

Por: Ezequiel Casanovas
Foto: Sebastián Losada
imagen destacada

María Elena Saravi, directora del programa Jóvenes y Memoria de la CPM, contó que en esta edición participaron estudiantes de escuelas, organizaciones sociales, políticas y culturales. 2023, el año que estuvo atravesado por el discurso del presidente y la vicepresedenta de la Nación electos, Javier Milei y Victoria Villarruel.

«El negacionismo niega, minimiza y relativiza el horror de la dictadura. Pero también niega la democracia como la conquista de derechos. Como un sistema que, más allá de la elección de los representantes, tiene mucho que ver con la conquista de más derechos y más igualdad”. El negacionismo “se sintió”, dijo Saravi, y explicó que los jóvenes lo incorporaron a sus proyectos “en el sentido de discutir con estos discursos. Es decir, a través de sus investigaciones, incluso muchas veces señalando falencias y derechos vulnerados”.

Aunque aclaró que en este programa los adolescentes tienen plena libertad para expresarse, contó que en los auditorios la mayoría lo hizo a favor “un discurso no violento, contra los discursos de odio y sobre todo en esto de la democracia como un sistema donde lo que se exige y se valora es la mayor conquista de derechos y no un retroceso en esa conquista”.

A lo largo de estas dos décadas, Jóvenes y Memoria se convirtió en un espacio donde se profundiza en Derechos Humanos y memoria. “Nos parece interesante que se atraviese una experiencia no sólo limitada a las clases de Historia y Ciencias Sociales. Es importante que estas temáticas atraviesen todos los espacios curriculares”.

La Noche en la dictadura

Aprendimos a valorar los derechos que tenemos” Así fue la experiencia del grupo de 5º 3ª de la Escuela Secundaria N 3 Fausto Gavazzi de Campana, que trabajó sobre la vida en la nocturnidad durante la última dictadura militar. Irina Sánchez y Daniela Chouza contaron que antes de desarrollar el proyecto, sabían muy poco de lo que había ocurrido entre 1976 y 1983.

Durante la investigación conocieron los mecanismos de tortura, las desapariciones, visitaron el Espacio Memoria y Derechos Humanos que funciona en la Ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y se sorprendieron ante la cantidad de detenidos desaparecidos que hubo en ese centro de detención clandestina. Hubo algunas entrevistas que no pudieron concretar.

La abuela de un compañero, por ejemplo, “le dijo que no se metiera en esas cosas y menos ahora que se venían las elecciones”. En las charlas con gente de Campana que vivió aquellos años, supieron cómo los militares entraban a los boliches, encendían las luces, obligaban a la gente a arrojarse al suelo, pedían documentos y se llevaban a los que figuraban en sus listas. Les contaron que no podía hacer reuniones de más de dos o tres personas, que mucha gente prefería no mantener encuentros ni festejar los cumpleaños.

Aprendimos a valorar muchísimo más los derechos que tenemos ahora. Por ahí nosotros no nos damos cuenta porque podemos hacer un montón de cosas como ir a fiestas, a cumpleaños y a los boliches sin que nos pase nada. Estamos agradecidas de los derechos que tenemos y de que podemos hacer cosas libremente”.

Saravi valoró los trabajos de los distintos grupos que se expusieron en los auditorios de Chapadmalal y manifestó que es clave que las investigaciones no se limiten a revisitar la historia dramática del país. “Pensar la democracia implica trabajar en la memoria, que siempre se trabaja en el presente. Por eso, es fundamental que les estudiantes puedan pensar su presente, su propia realidad, su propia vida, su propia experiencia democrática y, en todo caso, también ponerla en una clave histórica conociendo y vinculándolo con las historias pasadas”, sintetizó.

%d