Crónicas de la JusticiaMedios de comunicación

Medios de comunicación

Las miguitas son de nosotros y las pautas son ajenas

El Grito del Sur puso el foco sobre la pauta publicitaria y visibilibó las prioridades del Gobierno: mientras la web de Clarín recibe 322 mil pesos diarios, un medio popular cobra alrededor de 700 pesos. Lo equivalente a dos cafés con leche y medialunas. 

Por: Por Yair Cybel para El Grito del Sur
Foto: Grito del Sur
imagen destacada

16.2.22


La semana pasada, la Confederación de Medios Cooperativos y Comunitarios (CMCC) lanzó una campaña de visibilización para poner de manifiesto el destrato que reciben los medios populares de nuestro país. La CMCC es la representación mayoritaria del sector y nuclea a más de 200 medios argentinos que desde hace años generan empleo, velan por el derecho a la comunicación y construyen lazos comunitarios en sus territorios. Pero veamos quiénes ganan y quiénes pierden con el actual esquema de pauta.

La pauta es una definición política: la apuesta por el fortalecimiento de determinado sector en detrimento de otro, una cristalización de voluntades, una radiografía de la apuesta comunicacional de una gestión. En su informe de enero-agosto 2021, la Jefatura de Gabinete visibilizó las prioridades mediáticas del Gobierno y los datos llaman la atención.

El sector digital es el que recibió más pauta: $1.740.827.858, por encima de las televisoras abiertas, de cable y del interior. Pero cuando se observa con lupa el detalle, la repartición es llamativa. Entre los primeros cinco beneficiarios de pauta digital destacan Facebook, YouTube e Instagram. 306 millones de pesos entre enero y agosto para Google y Zuckerberg, los principales ganadores del ecosistema de financiamiento digital en comunicaciones que otorga el Estado.

Si se observan los medios tradicionales, los primeros que aparecen en la lista no sorprenden y replican de manera idéntica el esquema de prioridades del macrismo: Infobae ($99.163.101), Clarín ($77.341.413) y La Nación ($60.885.246). Una regla de tres simple que no deja de sorprender: mientras la web de Clarín recibe 322 mil pesos diarios, un medio popular recibe alrededor de 700 pesos, el mismo valor que dos cafés con leche con medialunas o un kilo y medio de lechuga.

Canva

Federales con oficina en CABA

De los primeros 20 medios digitales en el listado de pauta, 18 tienen su domicilio en Capital Federal. Las excepciones tampoco sorprenden: La Voz (Córdoba) y La Capital (Rosario), grandes pulpos mediáticos que replican la posición privilegiada y monopólica en sus provincias de origen. Si bien nobleza obliga reconocer que muchos medios populares lograron acceder a la pauta durante la gestión anterior (Francisco «Pancho» Meritello/Jorge Meneses), los montos siguen siendo irrisorios: lo que Clarín obtiene del Estado en un solo mes equivale a 34 años de pautas de la cooperativa de trabajo El Grito del Sur.

El dato es aún peor si se desagrega por provincia: de las 867 plataformas web que reciben pauta, solo dos corresponden a Catamarca, apenas cinco a Santa Cruz, ocho a Misiones y nueve a La Pampa. Los números expresan prioridades: centralismo unitario y centralismo mediático confluyen en la decisión política del Estado de fortalecer el desequilibrio actual en el campo de las comunicaciones.

La pauta es política y su reparto una expresión de prioridades. No hay dos opciones: o se democratizan las comunicaciones con una decisión osada, o se replica el esquema concentrado y desigual que tenemos en la actualidad.

El Grito del Sur se define como «un medio popular y millennial». Puede ver sus contenidos en https://elgritodelsur.com.ar/

 La nota en Grito del Sur

social social social social social