Abuso

Derrotero judicial

Cómo fue el camino de la Justicia catamarqueña para condenar por primera vez a un sacerdote por abuso

Según la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales Eclesiásticos, Catamarca es la segunda provincia del país con más sacerdotes acusados de abusar sexualmente de niños, niñas y adolescentes. Juan de Dios Gutiérrez es el único que está preso. Esto ocurrió hace exactamente un mes, después de un proceso judicial de casi 7 años.

Por: Yémina Castellino
Foto: Carolina Cabrera
imagen destacada

3 de junio de 2022

El sacerdote Juan de Dios Gutiérrez fue denunciado en 2015 por la madre de Agustina. En aquel momento y tras practicar las pericias de rigor que determinaron que tenía “rasgos manipuladores, psicopáticos y narcisistas”, fue imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser ministro de culto. Sólo estuvo 35 días detenido en la comisaría de la localidad belicha de Londres y fue liberado tras pagar una caución de 50 mil pesos. Ese día, en la puerta del destacamento, lo esperaba una multitud que le tiraba pétalos de flores a su paso.

Su primer abogado, Guillermo Narváez, hoy Fiscal Penal Juvenil de los Juzgados de Menores de la provincia, comenzó a “agotar todas las instancias para impedir que llegue a juicio”, tal como admitió a la prensa y luego aseguró que ese había sido el pedido “en nombre de Dios” del obispo diocesano Luis Urbanc. “Me dijo que he sido bendecido para lograr justicia con el sacerdote del ataque artero y malicioso en contra de la Iglesia”, dijo el abogado entonces.

Así fue. Seis años pasaron hasta que se fijó la primera fecha de audiencia de debate en la Cámara en lo Criminal de Tercera Nominación. Sin embargo, el día de inicio se modificó tres veces por pedido de sus defensores antes de que pudiera comenzar finalmente el juicio el 24 de abril de 2021. 

En mayo, el cura pidió la impugnación de su condena. El 30 diciembre, sabiendo que Gutiérrez tendría el mes completo de la Feria Judicial para volver a impugnar la decisión y no los 10 días hábiles que marca la Ley, la Corte de Justicia de Catamarca rechazó el pedido de impugnación interpuesto por el sacerdote y confirmó la sentencia de primera instancia, pero no lo envió a la cárcel. 

En febrero, el cura presentó un Recurso Extraordinario Federal contra esta decisión  argumentando que “no se había respetado su derecho de defensa” y que no se habían tenido en cuenta que carecía de antecedentes penales, por lo que solicitaba una pena menor a la impuesta.  La pertinencia de este recurso, que es lo que faltaba para dejar firme la sentencia, recién la resolvió el Procurador General y la firmaron los jueces de máximo Tribunal: Carlos Miguel Figueroa Vicario,  Vilma Molina, Fabiana Edith Gómez, Luis Raúl Cippitelli, Néstor Hernán Martel y María Fernanda Rosales Andreotti, el 3 de mayo pasado. 

Pese a todos las negativas  que tuvo y la unanimidad de la condena de primera instancia, Gutiérrez decidió agotar la última instancia judicial que le queda y desde la cárcel decidió presentar un recurso de Queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el Recurso Federal que le rechazaron. 

Más casos en Catamarca

Según la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales Eclesiásticos, Catamarca es la segunda provincia del país con más sacerdotes acusados por abusar sexualmente de niños, niñas y adolescentes.

Renato Rasgido fue imputado en 2013 y su defensor aún sigue dilatando el proceso judicial. Monseñor Moisés Pachado, fue acusado en 2018 e imputado en 2020 por violar a una niña de 9 años. Raúl López Márquez fue denunciado en diciembre de 2021 por ultrajar a un niño de 12 años, en ese relato también se acusó al cura Pablo Batallán de hacer lo mismo, pero falleció en el mes de febrero. Márquez aún no fue imputado.

social social social social social