social social social social social
Opinión

Megareforma

Regresión en DDHH: Milei no deja hablar a la ONU

El nuevo proyecto de Ley Ómnibus mantiene todos los retrocesos en derechos humanos. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas reclamó ser escuchado en el debate parlamentario y recordó que hay “obligaciones y estándares internacionales” sobre el derecho a la protesta. La Libertad Avanza dice que venció el plazo para exposiciones.

Por: Redacción Perycia
imagen destacada

La nota fue enviada el jueves, sobre el cierre de la etapa de exposiciones en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados de la Nación. Con la firma del representante regional para América del Sur de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el checo Jan Jarab, el organismo internacional le pide al Congreso argentino que le permita intervenir de manera virtual antes de aprobar dictamen y llevar el proyecto conocido como “Ley Ómnibus” al recinto.

El texto fue dirigido a los diputados Gabriel Bornoroni, José Luis Espert y Nicolás Mayoraz, presidentes de las comisiones de Legislación Generl, Presupuesto y Asuntos Constitucionales, respectivamente.

El primero en responder fue Espert: “las sesiones informativas ya cerraron y las reglas deben respetarse”.

¿Qué tiene para decir Naciones Unidas, que a principio de año estuvo en Argentina para escuchar las preocupaciones de distintas organizaciones de la sociedad civil? Jarab planteó la necesidad de “presentar la perspectiva que emana de nuestro mandato –esto es, de las obligaciones y estándares internacionales de los derechos humanos”.

La postura de la ONU se suma a los planteos de referentes de derechos humanos como Nora Cortiñas,

y decenas de organismos de derechos humanos que expusieron en el plenario de comisiones como Abuelas de Plaza de Mayo,

el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS),

o Amnistía Internacional Argentina.

La Comisión provincial por la Memoria (CPM), por su parte, presentó un documento de 60 páginas en el Congreso. Alerta sobre “la posible modificación regresiva en materias sensibles para el Estado de derecho y la vigencia de los derechos humanos en nuestro país. Esto se verifica en las restricciones severas que el proyecto de Ley propone respecto del derecho a la protesta social, la modificación que agrava penas a las figuras delictivas de atentado y resistencia a la autoridad o la ampliación de la legítima defensa para justificar que la policía mate sin límites. También en las reformas sustantivas vinculadas a la ley de salud mental, de niñeces, sociedades comerciales y organismos de control, todas quitando, limitando o eliminando derechos y garantías constitucionales.”

El Gobierno va esta semana por su arremetida final para obtener media sanción del polémico Proyecto de Ley «Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos». Para lograr el voto de los bloques aliados, La Libertad Avanza aceptó cambios en la iniciativa y dio marcha atrás con la privatización de YPF, retenciones a las economías regionales, movilidad jubilatoria y algunos de los ajustes para el cine y la cultura.

Martín Menem y Guillermo Francos exhibiendo el texto original de la ley ómnibus.
Martín Menem y Guillermo Francos exhibiendo el texto original de la ley ómnibus.

Sin embargo y pese al amplio rechazo nacional e internacional y el paro general convocado para el miércoles, en materia de derechos humanos no hay cambios. En el capítulo “Seguridad”, solo se elimina el insólito artículo 331 que penaba las reuniones de más de tres personas.

En su documento enviado a diputados y senadores, la CPM denuncia “la imposición de una dinámica extorsiva para el debate, la lógica del todo o nada propia de los regímenes autoritarios”.

%d