social social social social social
Violencia de Género

Un poco de paz y justicia

Lucía Pérez: Fue femicidio

44 días después de que el 7 de febrero pasado se iniciara el segundo juicio, Matías Farías fue condenado a prisión perpetua por la violación y el femicidio de Lucía Pérez el 8 de octubre de 2016 en Mar del Plata. Juan Pablo Offidani recibió una pena de ocho años como participe secundario del crimen. Más de una centenar de personas esperaron el fallo y acompañaron a la familia de la adolescente en las puertas de los Tribunales provinciales.

Por: Federico Desántolo
Foto: Marcelo Nuñez
imagen destacada

Minutos después de las 14.30, los jueces del Tribunal Oral Criminal Nº2 de Mar del Plata ocuparon sus asientos en el estrado. Por unanimidad, Gustavo Fissore, Alexis Simaz y Roberto Falcone decidieron condenar a Matías Farías, de 29 años, a la pena de prisión perpetua por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por resultar la muerte de la persona ofendida y por el suministro de sustancias estupefacientes en concurso ideal con femicidio”. Juan Pablo Offidani, de 47 años, recibió una pena de ocho años por ser considerado partícipe secundario del delito de  “abuso sexual con acceso carnal agravado por el suministro de estupefacientes”. Teniendo en cuenta que Offidani cumple una condena de ocho años por vender drogas en la puerta de un colegio, resulta para él una pena unificada de quince años de prisión.  

La condena fue acorde con el pedido que realizó el fiscal Leandro Arévalo en la etapa de alegatos, quien había señalado a Farías como autor del crimen y a Offidani como participe secundario. Por su parte, las abogadas de la familia de Lucía, María Florencia Piermarini y Verónica Heredia, entienden que Offidani fue un partícipe necesario en la violación y el femicidio de Lucía. 

Fuentes judiciales informaron que en cuanto a la figura de Femicidio, los jueces Falcone y Simaz concluyeron que Farías actuó con “dolo eventual”, esto es: tuvo la capacidad de haberse representado que su accionar podía llegar a provocar la muerte de Lucía. Por su parte, Gustavo Fissore, consideró que actuó con culpa temeraria. Con respecto al abuso sexual, los jueces dieron por probado la relación asimétrica entre Farías y Lucía, dada por la condición de vendedor de estupefacientes del primero y el consumo de Lucía. Además concluyeron que la deuda de dinero que Lucía tenía con Farías fue otro de los motivos que afectaron “el consentimiento libre de la víctima”. 

La ausencia de los acusados

En la sala de audiencias se encontraban los padres y el hermano de Lucía, las abogadas de la familia y el fiscal. La abogada de Farias, María Laura Solari, y el abogado de Offidani, César Sivo, no estuvieron en la lectura del fallo. Los acusados escucharon la sentencia desde los penales donde se encuentran alojados, a través de videollamada.

Como en cada una de las jornadas, más de un centenar de personas acompañó a la familia de Lucía en el reclamo por justicia. Ayer esperaron desde temprano detrás de las vallas que la policía colocó en la esquina de Tribunales. Durante la lectura del fallo, los cánticos y los tambores se callaron, para luego explotar más fuerte que nunca. 

Un poco de paz y justicia

“Se hizo justicia con Farías, con Offidani no se hizo justicia”, fueron las primeras palabras de Marta Montero —mamá de Lucía— al salir de la sala de audiencias. Enseguida recordó que se logró una condena después de seis años y que tuvo que hacerse un segundo juicio para lograr “un poco de justicia”. “Como puede ser que haya dos jueces que ahora están suspendidos que no hayan visto que se trató de un femicidio. Fue una banda de tres tipos que vendía droga y captó a Lucía y la mataron de la peor manera”, reflexionó. Por último, aseguró que “esta historia no se termina hoy. Al contrario, hoy comienza porque tenemos que lograr que Offidani sea condenado a perpetua como partícipe necesario del femicidio”. 

La abogada Verónica Heredia destacó que el tribunal haya reconocido el femicidio, pero se mostró disconforme con la condena de Offidani. “En principio no estamos de acuerdo, pero vamos a leer los fundamentos y luego seguramente apelaremos”, anticipó la representante de la familia de Lucía. Por su parte, Piermarini, aseguró que “el caso de Lucía no solo marcó la movilización de las mujeres en la calle por la violencia de género, sino que señaló una violencia institucional, una violencia judicial contra las mujeres. Sin dudas marca un antes y un después”. Por ultimó, señaló que un poco de paz y justicia para Lucía es reparador.

Ambas abogadas destacaron que como parte de la sentencia, los jueces expresaron el “compromiso asumido por el Ministerio Público Fiscal” de investigar la posible participación de terceras personas no identificadas en el crimen de Lucía, a partir de un perfil genético detectado en una colilla de cigarrillos que no coincidió con ninguno de los implicados.

Luego de los abrazos y las ovaciones por el fallo que condenó a los asesinos, más de un centenar de personas se dispusieron a marchar hasta el centro de Mar del Plata, a unas 25 cuadras de los Tribunales. Al frente de la columna marcharon los padres de Lucía sosteniendo la bandera que los acompañó todo el juicio: “Campaña nacional somos Lucía. Por vos juramos vencer”.

DÍA POR DÍA: EL JUICIO ANTES DEL VEREDICTO

%d